https://youtu.be/teJFymaNDa0 NO DESCUIDES TU FAMILIA
Buscar
  • Egleyda

NO DESCUIDES TU FAMILIA

Actualizado: 27 de mar de 2019


El micrófono no es la primera señal de un ministerio.

Tampoco es el talento de cantar, tocar, hacer artes, la elocuencia, etc.

El ministerio es como su origen lo define: “servicio”.

Puede que se escuche muy repetitivo, pero el primer oficio de servicio es la familia.


Alguna vez te has preguntado ¿por qué hoy día hay mas mujeres abandonadas que hace unos años atrás? o ¿Por qué hay hombres abandonados siendo ellos el sexo fuerte?

Parece que el mundo está al revés, pero está sucediendo.


El descuido familiar es mas común de lo que piensas:

  • No se entienden cuando hablan.

  • Hay mas tiempo para otras personas que para quien comparte la misma cama.

  • Somos mas aliados a un extraño que a nuestra pareja.

  • Olvidamos ser creativos o hacer cosas nuevas y nos envolvemos en la rutina.

  • Todo puede ser una molestia.

  • No hay que hablar que sea de interés para ambos.

Cuando el daño ha sido constante, llegas un punto de insensibilidad en la que no importa nada.

El descuido es mas peligroso de lo que pensamos porque esto es la suma de pequeños detalles.


Hay un argot popular que dice: “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido.”

Una vez esa persona se cansa y se va o te saca de su vida, te das cuenta lo tonto que fue no apreciar esos pequeños detalles.

Si hoy algo te causa molestias, busca la manera de que no lo siga siendo.

Algo que satanás odia es la familia, porque esto habla de lo primero que Dios estableció y el no soporta lo que Dios establece. Añadido a esto, si divide la familia no hay crecimiento. De alguna manera se abren grietas que traen conflictos.





Una mujer abandonada se vuelve vulnerable o violenta.

Odia a esa persona y mas si quien le abandona es feliz viviendo sin ella.

El único que celebra eso es satanás, porque al dañar una familia vienen las indirectas, pleitos por los niños, rencores, venganza, depresión, el sentimiento de víctima, eso de "te voy a tirar en la cara que soy mucho mejor que tu y sin ti".

Todo esto por no atender con tiempo lo que se veía insignificante.


Nunca acostumbro a escuchar a quien habla mal de su pareja sin que esta persona esté presente, porque para no asumir la responsabilidad, nos volvemos muy creativos con las excusas.


  1. El primer paso para salvar nuestro hogar es reconocer si tenemos mal carácter.

  2. Si no soportamos ciertas cosas.

  3. Si somos irritables.

  4. Si no podemos ser ayuda a la otra persona.

  5. Si le manipulamos para conseguir lo que queremos.

  6. Si no escuchamos lo que tiene que decir.

  7. Si lo que dicen otros tiene mas valor que nuestro compañero/compañera.

  8. Si no le ponemos escudo a nuestro hogar. ¿Qué no estoy haciendo bien? ¿Qué debo reforzar?

Hay mas personas que dicen ser felices divididos que juntos y aunque no sea el diseño de Dios, nuestra mente nos juega esa posibilidad porque otros ya lo hicieron.

Nuestros consejeros no son profesionales en una consulta directa. Hoy dia, nuestros consejeros son los videos que vemos en las redes sociales, y como todo, algunos son buenos, pero un medicamento sin receta y un estudio previo, puede tener efectos secundarios o matarte.


Rompe lo que está produciendo esas grietas.

Que tu casa no esté en la lista de los que el enemigo aplaude.

Si son asuntos de violencia, amenazas o comportamientos que atentan contra tu vida, no es asunto de sicólogos, es algo mas que eso, debes salvar tu vida, pero por descuido, pelea por tu casa.


Puede que Dios te haya permitido era relación para que ayudes a esa persona a ser mejor y después de días oscuros tengas un nuevo matrimonio que no necesariamente sea con otra persona, sino, que Dios transforma la que tienes.

Que no te pase como a muchos, que después de romper su casa, Dios levanta a esa persona que creíste que no cambiaría para que le sirva, prospere como nunca antes y haga de su vida algo tan productivo que te sorprenda, todo por no batallar en el nombre de Jesus esos detalles.

Josué 24:15 (NVI)

Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.

Elige lo que quieres en tu destino, pero consulta a Dios hasta que te hable.


Así no tendrás que elegir mas de una vez.

ww.Egleyda.org




1,998 vistas3 comentarios